Artículo

Suelo radiante: trending topic en calefacción

OMO Comunicación 17 enero 0 Comments

El suelo radiante es el sistema de calefacción más eficiente y económico para dar calefacción y refrescar tu hogar. Este sistema de climatización aún no es muy conocido en nuestro país, aunque está cobrando mucho protagonismo en estos últimos años,

Se usa desde hace más de 40 años, sobre todo en países del norte y centro de Europa.

Está constituido por una red de tuberías distribuidas uniformemente bajo el pavimento, por las cuales circula agua. Se consigue una temperatura muy homogénea y confortable tanto en invierno, como en verano.

Si bien su instalación no es difícil, resulta más compleja que la de otros sistemas calefactores. 

En las siguientes líneas, desgranamos las diferentes aportaciones del suelo radiante. Toma nota. 


Elementos y estructura del suelo radiante

Este tipo de climatización es muy popular en los países escandinavos.

Se trata de unas tuberías instaladas por debajo del suelo, a través de las cuales, circula agua. La temperatura de dicha agua será la que va a propiciar el calentamiento o enfriamiento de la habitación.

Suelo radiantePanel aislante

Se trata de un aislamiento térmico cuya función principal es reducir las pérdidas de calor inferiores. Es la principal causa de que el suelo radiante tenga menor consumo energético. A la vez, es un aislante acústico extra.

 

Banda perimetral

Es un banda de espuma de PE extruído que actúa como aislamiento lateral para el borde de las placas y asegura una total separación entre la instalación del suelo radiante y las paredes.

Su función es absorber las posibles dilataciones del suelo evitando puentes térmicos y acústicos.

 

Grapas de fijación

Para sujetar el tubo a las placas de aislamiento, se utilizan unas grapas autoperforantes que, clavadas sobre los tacos-guía en las zonas curvas del tubo, impiden que este se desplace de su posición.

 

Colectores de distribución

Son los elementos encargados de realizar la distribución de los caudales de agua en los diferentes circuitos de tubería que forman la instalación. Van unidos a un colector de ida y otro de retorno.

El tubo se une al colector de ida por medio de una válvula de reglaje equipada con racor-adaptador. Al colector de retorno se une por medio de un detentor con su racor correspondiente.

Cada colector puede ir equipado con una válvula de corte (de bola) y con un terminal-Te para colocación de un purgador automático y un grifo de vaciado.

Los colectores se fijan a la pared por medio de soportes metálicos, e irán instalados a una altura del suelo no inferior a 50 cm.

 

reformas zaragoza

Regulador de temperatura y seguridad

Regulación

Se trata de la parte que controla la adecuación de los sistemas de suelo radiante, teniendo en cuenta las condiciones climáticas exteriores y las carga térmicas interiores de cada estancia para conseguir la temperatura y el confort deseado en la vivienda.

En las instalaciones de calefacción por suelo radiante, hay una relación muy estrecha entre la temperatura del agua, del ambiente interior y del exterior. Cualquier modificación en la temperatura del agua genera una modificación en la emisión de calor de la placa radiante del suelo.

Para este tipo de instalación, la mejor regulación es la que se basa en mantener la temperatura del agua en función de la temperatura exterior y así, mantener constante la temperatura ambiente.

Esto se consigue con un sistema de regulación automática por medio de una válvula motorizada regulada por una centralita electrónica que recibe señales de una sonda exterior, una sonda de agua (en el circuito de ida al suelo radiante) y, opcionalmente, de una sonda en el ambiente.

Seguridad

El sistema de seguridad se ocupa de cortar la circulación del agua. si se produce un fallo de la instalación de regulación, y la temperatura del agua sobrepasa los 60ºC.

Esto se consigue con un termostato.

Se instalará también una válvula anti-retorno que evite el calentamiento por gravedad.

reformas zaragoza

A continuación, te damos a conocer las ventajas de esta modalidad de calefacción. Presta atención.

 

Las ventajas de instalar suelo radiante


Económico y altamente eficiente

Lo primero que te interesa retener es que la eficiencia energética del suelo radiante te va a permitir un ahorro considerable en tu factura de la luz. Este menor gasto de energía se debe a que no hace falta que la temperatura de impulsión del agua sea muy alta. Con que oscile entre 30º C y 35º C es suficiente.

Por lo tanto, hace falta menos consumo que en otras alternativas de climatización, que requieren entre 80º C y 85º C. Además, el diámetro de los conductos por los que va el agua es estrecho, de entre 6 y 10 mm, por lo que no es precisa demasiada fuerza para moverla.

El ahorro en gasto de luz va a ser de alrededor de un 20 % todos los meses, lo que servirá para amortizar progresivamente la inversión realizada en su instalación. 

 

Una fórmula respetuosa con el medioambiente

La menor necesidad energética que conlleva el uso del suelo radiante implica que tenga una baja huella de carbono. Por eso, su uso no supone un perjuicio para la sostenibilidad del planeta.

Y, por otra parte, resulta compatible con alternativas de energías limpias, tales como la geotermia y la aerotermia. 

 

La sensación de confort térmico

Dicha sensación no tiene tanto que ver con la temperatura ambiente, sino con su capacidad de ajustarse al perfil óptimo de temperaturas del cuerpo humano. El suelo radiante calienta más los pies que la cabeza, lo que contribuye a crear un entorno de calidez óptimo.

suelo radiante

Proporciona el máximo confort tanto en períodos cálidos como en los fríos.  El calor llega en la dirección óptima de la calefacción, de abajo a arriba. Por otro lado, este se expande de una forma homogénea por toda la estancia, de manera que unos puntos no van a estar más fríos que otros.

Además, es el flujo de calor  más favorable para elementos ornamentales naturales como plantas, flores, etc.

 

Temperatura uniforme

Toda la superficie del suelo irradia calor de manera uniforme, y lo absorbe de igual manera en las distintas estaciones. Evita las zonas frías y calientes características de otros sistemas convencionales.

 

Evita problemas de salud

Optar por el suelo radiante implica que no se van a producir corrientes de aire que pueden levantar ácaros, polvo y suciedad. La circulación del aire que provocan los aparatos de calefacción con sistemas de ventilación, como el aire acondicionado, puede generar diversos problemas para tu salud, tales como el picor y la sequedad de garganta, la tos, los lagrimeos, etc.

Elimina los riesgos de quemaduras por las altas temperaturas que alcanzan algunos elementos accesibles (radiadores), características de otros sistemas de climatización. Ni el ensuciamiento de paredes en la parte superior de los radiadores y en partes inaccesibles de los mismos.

 

Fiable

La alta calidad de los materiales empleados en el aislamiento y las tuberías, junto a la ausencia de empalmes, el riesgo de averías es prácticamente nulo.

 

Aislamiento adicional

Su instalación aporta un aislamiento adicional, mejorando el térmico y acústico, ya existentes, de la vivienda.

 

Invisible e integrable

El suelo radiante no se ve, solo se siente.

No necesita elementos invasivos en el ambiente como radiadores, convectores, etc. De esta manera no condiciona la decoración y deja más espacio libre para tus muebles.

Es compatible con cualquier tipo de revestimiento de suelo (madera, mármol, cerámico, moqueta, etc.)

suelo radiante

¿Cómo funciona el suelo radiante?

En invierno

El agua caliente a baja temperatura (35-40ºC) fluye a través de los circuitos de tuberías, situados debajo el pavimento, calentando así tu vivienda.

Al distribuirse el calor desde el suelo, se consigue un gradiente de temperaturas ideal para el confort humano. Este gradiente de temperaturas favorece, además, el ahorro energético, ya que en los sistemas de calefacción convencionales, el aire caliente tiende a subir al techo, cuando las mayores necesidades térmicas se sitúan en la parte inferior de las estancias.

Calentar desde la superficie del suelo no sólo es más confortable para el funcionamiento fisiológico del hombre. Además ahorra energía.

 

En verano

La misma instalación de suelo radiante puede emplearse para refrescar el ambiente en los calurosos días de verano.

El agua que pasa a través de los circuitos de tuberías lo hace a una temperatura en torno a los 17ºC.  Se crea una diferencia térmica que absorberá el exceso de calor de la estancia aportando una agradable sensación de frescor.

 

Para llevar a cabo la climatización por el suelo es necesario que el sistema se base en una bomba de calor geotérmica, bomba de calor convencional o en un sistema de caldera y enfriadora, ya que éstas aportarán calor en las épocas más frías y frío en las épocas más cálidas.

 

¿Dónde se puede instalar el suelo radiante?

  • En viviendas: individuales y colectivas.
  • En edificios como hospitales, oficinas, fábricas, colegios, guarderías infantiles, residencias de ancianos, iglesias, naves industriales, etc.
  • Complejos deportivos: polideportivos, gimnasios, piscinas, etc.
  • Al aire libre: como anti-hielo en parkings, zonas peatonales, rampas de acceso escaleras, etc.


Apuesta por un interiorismo más diáfano

Por último, recuerda que las tuberías no van a ser visibles, por lo que tus suelos de cerámica o madera van a poder seguir luciendo como el primer día. No van a ocupar el espacio que, por ejemplo, llenan los radiadores y las estufas. Los mandos, desde los que vas a poder manejar cómodamente las funciones de esta calefacción, van a estar en un armario similar al del cuadro de luces.

 

 


Como ves, las reformas de tu hogar pueden ir acompañadas de la instalación del suelo radiante, ya que es una alternativa que te da calidad de vida. Acondiciona la temperatura de tu casa y, además, es eficiente. ¡Infórmate!

Escribir un comentario
                 Tu dirección de email no será publicada. * Campos requeridos *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos.Ver Política de cookies
Privacidad